Ingeniería de la Conducta 

Blog de Alex Ponce Aguirre

Cómo sobrevivir al agobio de la cuarentena

20 May 2020 | Actualidad | 1 Comentario

La cuarentena me recuerda a las primeras semanas que llegué a Grecia para quedarme. La barrera del idioma me obligaba a mantener una “distancia social”, un agobio permanente por hacerme entender. Fue el tiempo donde los diálogos con mis palabras interiores se acrecentaron como nunca. Siempre estuve consciente de que ese agobio era sólo por las circunstancias. Ahora todo eso es anécdota.

Hoy muchos viven el agobio de la cuarentena; ahora todos queremos salir de casa. Un encierro de meses nos hace perder lo que todo ser humano más valora; la cercanía con otras personas, el afecto, los saludos, los abrazos y también los besos. Por naturaleza somos criaturas sociales. Deseamos conexión, prosperar en las relaciones humanas descubriendo nuevas amistades. Algo tan natural que las circunstancias de vivir en medio de una pandemia lo hace parecer como una irresponsabilidad. Somos tan sociables que preferimos el dolor físico a la soledad.

La epidemia del COVID-19 está desafiando nuestra salud mental, ya no sólo muestra síntomas por la cantidad de información negativa al respecto, sino que nuestra salud mental se ve afectada en general por el constante encierro llamado cuarentena.

Quedarse en casa no se trata sólo de ti como individuo; se trata de proteger a los demás, y eso significa en algunos casos incomodidad. Tenemos que cambiar nuestra rutina diaria; lavarnos más seguido las manos, mantener una distancia social y usar máscara. Significa también buscar la forma de mantenerse en contacto con otras personas a través de medios virtuales; y lo más importante, convivir bien con las personas que tenemos a nuestro alrededor.

Esta suma de cambios de convivencia, sumado al encierro y el temor, en algunos despierta el ánimo de revancha, una “revolución” en contra de las normas establecidas de seguridad sanitarias, que a pesar de ofrecernos seguridad, invaden los derechos de las personas. Empieza a desafiarse el distanciamiento social, llamando a manifestaciones de protesta en contra del confinamiento, todo a costa de un gran impulso de adrenalina que termina siendo autodestructivo; porque todo eso contribuye a la propagación de la enfermedad y muertes de otras personas. Al final se tiene cómo resultado arrepentimiento y culpa por alterar la supervivencia.

La autoestima basada en la negatividad y el miedo no tiene otra dirección que la depresión y más ansiedad. Por el contrario, hacer cosas que ayuden a mantener a todos seguros desarrolla ampliamente una autoestima mucho más positiva.

Todavía no hay cura para el COVID-19. Pero hay cura para llevar mejor una cuarentena; si le pudiéramos poner un nombre a dicha cura sería Responsabilidad Social; ser socialmente responsable, lo que significa mantenerse informado y conectado de manera de contribuir al bien común. Existen diferentes dosis que nos ayudan a confirman nuestra Responsabilidad Social, por ejemplo:

  • Cambiar el “yo” por “nosotros”. Un cambio de pensamiento que confirma que la supervivencia es algo que nos atañe a todos: familia, comunidad, ciudad, país.
  • Resistir la atracción de la teoría de la conspiración. No dejar manipular nuestros temores e inquietudes por quienes propagan información falsa, creando una mentalidad de “nosotros contra ellos”. Los buenos contra los malos.
  • Mantenerse informado escuchando solo a expertos. “La ciencia y los hechos nos ayudan a tomar las decisiones necesarias para asegurar que menos personas sufran y mueran”.
  • Quédate en casa. Hay otros artículos en este blog con información de qué podemos hacer en estas circunstancias.
  • Practica las normas de seguridad, se ejemplo: Lavado frecuente de manos, distanciamiento social y usos de máscaras según indicaciones de las autoridades de tu país.
  • No vivir como “ermitaño”. Invierte tiempo para hablar por teléfono, para vídeos conferencia, escribir cartas, enviar correos electrónicos y ser activo en las redes sociales, como una persona seria y responsable.
  • Ayuda a quienes sufren. Comparte lo que tienes de sobra, hace un aporte a quienes menos tienen.
  • Participa en foros online ayudando a que otros se sientan mejor. Contribuye con contenidos serios y responsables.

¡El sol volverá a salir! Aquí en Europa ya estamos viendo sus rayos y sintiendo su calor. Por este lado del mundo hay números optimistas que después del dolor, con responsabilidad nos preparamos para lo que se avecina percibiendo que no será tan horrible como al principio.

Si te gustó este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis!


ALEX PONCE AGUIRRE
Realizador visual, escritor y analista social. Autor de los libros “Encuentros de Silencios”, “Las Siete Páginas del Séptimo Día” y "La Llave Inglesa de las Emociones".
Chileno, radicado en Atenas, Grecia.


LIBROS


Disponible en iBooks Store


Disponible en Amazon


Disponible en Amazon

1 Comentario

  1. Claudia Ponce

    Se valoran las palabras de apoyo y contención en situaciones de desesperación e inestabilidad emocional, es importante que podamos mantenernos tranquilos y sobre todo el auto y sociocuidado. Deseo de todo corazón que la familia se mantenga sana. Le mando un abrazo virtual, el cuál estoy segura que mi papá también participara, desde el otro extremo del mundo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =

Relacionados

La enfermedad del tiempo

La enfermedad del tiempo

La velocidad tiene sus cosas buenas pero también algunas desventajas.  Por ejemplo, la posibilidad de ser localizado desde el otro lado del planeta y quedar conectado para una conversación a través de una video conferencia o simplemente recibir un mensaje o enviar una...

Nuestra mascota, un remedio para el corazón

Nuestra mascota, un remedio para el corazón

Tanto tiempo escribiendo y no dedicar unas letras a mi mascota, mi fiel  amigo Mac, no me lo perdonaría. Mi perro, llegó como un regalo. Cuando te ofrecen un cachorro Golden retriever es muy difícil decir, no gracias. Y cuando después de tres meses te das cuenta que...

El floreciente auge del perfeccionista

El floreciente auge del perfeccionista

La era moderna, colmada de tecnologías con diseños que la hacen más acariciada, está desarrollando en algunas personas el vehemente deseo de ser cada día más. Con una inmensa vitrina social al alcance de cualquiera, las comparaciones se acrecientan en todas las...