Ingeniería de la Conducta 

Blog de Alex Ponce Aguirre

El floreciente auge del perfeccionista

30 Mar 2017 | Actualidad | 0 Comentarios

La era moderna, colmada de tecnologías con diseños que la hacen más acariciada, está desarrollando en algunas personas el vehemente deseo de ser cada día más. Con una inmensa vitrina social al alcance de cualquiera, las comparaciones se acrecientan en todas las áreas de la vida, aumentando más las ansias del perfeccionismo personal.

Vivimos en una sociedad de competencia que nunca se detiene. La búsqueda de la perfección parece estar en aumento. Las personas que están presentes en Internet viven con la sensación de sentirse medidas a cada instante, y las que no están parece que no existieran. Esta conducta casi natural de los milenistas está alcanzando también a personas que no son de su generación .

Frente a las motivaciones de éxito y desarrollo personal, se acrecienta un estilo de vida, donde la filosofía del diseño, se adentra como un concepto moderno del diseño personal para el alcance de la perfección. Se habla de marca personal, para desarrollar el valor de las personas, en relación a lo que aportan.

Esta filosofía de vida moderna está creando en algunos una auto-exigencia, al punto de valorizarse solamente por los logros personales alcanzados.

Pero esta forma de auto-valorarse ¿corresponde a una persona que busca la perfección?

El perfeccionista

Un perfeccionista es muy amigo de la auto-crítica, dado que parece que nunca está conforme con lo que hace, nunca está satisfecho con el rendimiento y con el esfuerzo;  mucho menos con el empeño. Esta sensación de no estar haciendo bien las cosas desarrolla una actitud de fracaso con una muy dura auto-crítica.

Cuando aparece el fracaso, también aparece la vergüenza, y estas dos palabras en ningún caso son sinónimos de una mayor motivación. En otras palabras una autocrítica exigente con resultados desmotivadores, trae como consecuencia un desaliento enfermizo casi paralizante. Se comienza a vivir en una atmósfera de frustración constante, aumentando el grado de ansiedad y el peligro de caer en una depresión.

Lo natural en el perfeccionista

Es natural que un perfeccionista sea hiperactivo, y también es natural que esté lleno de fallas y defectos, estas cualidades o características en un perfeccionista, desarrollan un estado de ánimo capaz de descartar sus fortalezas y los rasgos positivos de su personalidad. El perfeccionismo le da una percepción errada de sí mismo. Se encuentra obsesionado  en sus imperfecciones y fracasos, mientras trata de aparecer como una persona perfecta ante los demás.

Un verdadero perfeccionista debe tener expectativas realistas, saber que el progreso es medible en el tiempo, a la vez reconocer sus fortalezas y aceptar que no se puede ser bueno en todo, vivir  con sus debilidades e imperfecciones, pensar que la debilidad y la imperfección son parte de la naturaleza humana, que hay que saberlas trabajar para posibles mejoras.

La perfección 

La perfección no se mide sólo en lo pragmático, también se pueden ver sus logros en la sociabilidad, saber escoger a quienes están a su lado y percibir su grado de aporte para alcanzar cada objetivo trazado, también es medible en la perfección. Darse cuenta que no son los logros los que importan, sino también  sus cualidades sociales; generosidad, paciencia, perseverancia, flexibilidad, empatía, etc.

El perfeccionismo conlleva el saber aceptarse tal como uno es, ganando una imagen más exacta de uno mismo. Conocer al detalle las fortalezas, y ver los errores como oportunidades de aprendizaje. Viviendo una autoestima no basada en el rendimiento, sino, en los valores personales. No caer en el juego de las comparaciones, ver cada día su propio camino. Descubrir que los logros y metas alcanzadas, son parte de una suma de cualidades personales, sin olvidar el fortalecimiento en las relaciones. Un trabajo bien hecho, con la sensación de haber dado lo mejor de uno mismo, arroja como resultado una salud emocional sana, que también se puede percibir a través de la excelencia.

@AlexPonceAg

* Si te gustó este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis!


ALEX PONCE AGUIRRE
Realizador visual, escritor y analista social. Autor de los libros “Encuentros de Silencios”, “Las Siete Páginas del Séptimo Día” y "La Llave Inglesa de las Emociones".
Chileno, radicado en Atenas, Grecia.


LIBROS


Disponible en iBooks Store


Disponible en Amazon


Disponible en Amazon

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =

Relacionados

Cómo sobrevivir al agobio de la cuarentena

Cómo sobrevivir al agobio de la cuarentena

La cuarentena me recuerda a las primeras semanas que llegué a Grecia para quedarme. La barrera del idioma me obligaba a mantener una “distancia social”, un agobio permanente por hacerme entender. Fue el tiempo donde los diálogos con mis palabras interiores se...

La enfermedad del tiempo

La enfermedad del tiempo

La velocidad tiene sus cosas buenas pero también algunas desventajas.  Por ejemplo, la posibilidad de ser localizado desde el otro lado del planeta y quedar conectado para una conversación a través de una video conferencia o simplemente recibir un mensaje o enviar una...

Nuestra mascota, un remedio para el corazón

Nuestra mascota, un remedio para el corazón

Tanto tiempo escribiendo y no dedicar unas letras a mi mascota, mi fiel  amigo Mac, no me lo perdonaría. Mi perro, llegó como un regalo. Cuando te ofrecen un cachorro Golden retriever es muy difícil decir, no gracias. Y cuando después de tres meses te das cuenta que...