Ingeniería de la Conducta 

Blog de Alex Ponce Aguirre

Lenguaje del pensamiento

1 Jun 2013 | Desarrollo Personal | 0 Comentarios

Saber comprender la mente humana despliega la capacidad mental y aumenta la captación de la realidad.

Pensar es reflexionar, examinar cuidadosamente algo para llegar a cierta conclusión; mediante un ejercicio en el que discurren las distintas variantes de un tema. Es una facultad que diferencia al hombre de los animales. Hoy se hace una necesidad enseñar a pensar, es una de las principales tareas de la educación intelectual.

El pensar es una destreza que requiere oficio, asociación de ideas, conciencia de la cuestión a debatir y, por supuesto, habilidad para combatir argumentos y abrirse paso entre masas de hechos, buscando la síntesis, hasta llegar a lo deseable.

Factores que entran en juego

Son muchos los factores que aquí entran en juego. La percepción de las relaciones de los acontecimientos y los conceptos; la atención; el saber ordenar la información recibida, clasificándola de la mejor manera posible; el entrenamiento de la memoria. Todo se transforma en ayuda para evaluar prioridades, ampliar la exploración por territorios adyacentes y elaborar juicios que terminan en decisiones acertadas.

¿Qué es el pensamiento?

Existe tal cantidad de aspectos relacionados con el pensamiento, que dar una definición resulta difícil, pero se podría decir que el pensamiento es la actividad y creación de la mente, es todo aquello que es traído a la existencia mediante la actividad del intelecto. Es también una destreza que se desarrolla gradualmente, mediante la articulación de hábitos lógicos, conjugando elementos culturales educacionales y sociales. La claridad de los mismos descansa en la cultura, que es una herramienta del pensamiento. Una persona culta es más libre, tiene más conocimiento y sabe apoyarse sobre bases sólidas, y por lo mismo tiene más donde elegir. No así una persona que se ha dedicado más al entretenimiento que al conocimiento.

Nuestro pensamiento se acompaña de forma subliminal con un lenguaje interior, oculto, subconsciente, camuflado, que nos acompaña de continuo sin que nos demos cuenta, como la sombra del cuerpo. Son frases, palabras y expresiones que circulan rodeando y envolviendo las ideas.

Psicología cognitiva

Desde hace ya algunos años ha ido en aumento una rama de la Psicología, denominada Psicología cognitiva, que toma como modelo el computador: nuestra cabeza funciona al igual que un computador; la mente es un microcomputador que recibe información desde el exterior (inputs), procesa los datos recibidos y organiza una serie de leyes para su mejor almacenamiento (procesamiento de la información) y da lugar después a unos registros de salida (outputs) que forman la conducta subsiguiente. Mediante estos mecanismos, todas las percepciones y sensaciones que nos van llegando son transformadas, reducidas, elaboradas, almacenadas, recobradas y usadas para mejorar nuestra conducta y hacerla más positiva.

Vivencias a través de los sentimientos y emociones

Toda experiencia – neutra, positiva o negativa – se acompaña de un discurso privado que se entrelaza en medio de las vivencias a través de los sentimientos y emociones, que en ocasiones arrancan de un adecuado lenguaje íntimo que en forma de mensajes alarmantes, crece en nuestro interior y va anticipando malos presagios. Por ejemplo: la ansiedad, la anticipación de lo peor está montada sobre mensajes llenos de miedo, difusos, desdibujados y repletos de inquietud.

Cada lenguaje del pensamiento tiene su propia demarcación, pero todas se pasean por nuestra mente no respetando ninguna de esas demarcaciones. Es necesario saber de ellos para evitar que nos jueguen malas pasadas. Un pensamiento educado, con un lenguaje de lógica correcta genera valiosas interconexiones mentales y ofrece mejores resultados, incluso si no somos conscientes del proceso.

Arte simétrico de lo cotidiano

Hoy se puede decir con mayor argumentación, que el pensar es un verdadero arte simétrico de lo cotidiano. El mundo que nos rodea nos ofrece una gran cantidad de información detallada de acontecimientos que van quedando grabados en nuestra mente como un caudal de conocimientos informativos. Estos hechos, sumado en convivencia con la experiencia de cada persona, quedan “archivados” en la mente para ser usados en cualquier otro desarrollo reflexivo, ya sea a nuestro favor o en contra.

Cada persona es un mundo y posee su propio lenguaje en la forma de pensar. Dependerá de la filosofía de vida aplicada en lo cotidiano, para desarrollar pensamientos a favor de una actitud siempre positiva, reflexiva y pronta para actuar frente a cualquier circunstancia.

@AlexPonceAg

* Si te agrado este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis!


ALEX PONCE AGUIRRE
Realizador visual, escritor y analista social. Autor de los libros “Encuentros de Silencios”, “Las Siete Páginas del Séptimo Día” y "La Llave Inglesa de las Emociones".
Chileno, radicado en Atenas, Grecia.


LIBROS


Disponible en iBooks Store


Disponible en Amazon


Disponible en Amazon

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =

Relacionados

5 pasos para superar la indecisión

5 pasos para superar la indecisión

La indecisión nos ha acompañado casi toda nuestra vida y puede volverse realmente molesta, en las circunstancias en que hay que enfrentarlas todos los días. Pueden ocurrir cuando se nos llama a tomar grandes decisiones, lo que decidamos tendrá un gran impacto en...

El espíritu agonístico de los griegos

El espíritu agonístico de los griegos

La famosa exhortación; “Ser siempre el mejor y superar a los demás” de Peleo a su hijo Aquiles, en el momento en que partía para la guerra de Troya, para hacerse célebre o morir en la gloria, interpreta la postura y los ideales no sólo de los héroes homéricos, sino de...

El coraje en los tiempos modernos

El coraje en los tiempos modernos

El coraje pareciera ser la virtud de algunos pocos al relacionarlo con una valentía sin límite, glorificada al punto de dar la vida en favor de los demás, reservada sólo para valientes héroes protagonistas de hazañas increíbles. Pero en el coraje no solamente...