Insomnio, un enemigo solapado

La falta de sueño aumenta la posibilidad de morir por una enfermedad psicosomática.La-epidemia-de-Insomnio,-un-enemigo-solapado

En los años 80 era motivo de grandes titulares las llamadas enfermedades sociales, la lista en esos entonces parecía limitada al tabaquismo, el alcoholismo y la drogadicción. El constante aumento de estos males sociales desencadenó el aumento de un sin número de enfermedades causadas por estos malos hábitos. Esto último me recuerda la memorable frase del filósofo romano de origen hispano Lucio Anneo Séneca “Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres”

Siempre los males sociales están de alguna manera relacionados con un producto determinado al amparo de una buena marca.

El bien y el mal.

Ahora en la era moderna la lista de enfermedades sociales se ha incrementado con creces, al cobijarse, aunque parezca contra producente, al nuevo estilo de vida, lo que a veces se confunde con una mejor calidad de vida. Predominan las enfermedades mentales, aunque tan antiguas como el mismo Galeno o Hipócrates, quienes relacionaban a estas enfermedades con la aparición de bilis negras. Una lucha interna en el cuerpo entre el bien y el mal.

Hoy el nuevo estilo global de vida acarrea un sin número de nuevos malos hábitos, que de alguna manera están también cerca de una dependencia psicológica, como es el caso de la Nomofobia, una enfermedad que es causada por el pánico de sentirse desconectado, esta enfermedad que algunos incluso le han dado el rango de epidemia trae consigo otro hábito maligno a la sociedad moderna, la falta de sueño.

La epidemia de Insomnio.

Según un estudio que se publica en Sleep, el insomnio afecta ya a más de 150 millones de personas alrededor del mundo, especialmente los números se incrementan en países en vías de desarrollo, alcanzando en cifras a países ya desarrollados; esto está incrementando problemas tales como la depresión y la ansiedad, enfermedades que ya son un problema para la salud pública.

Visita Grecia

Ya en el año 2007 la Sociedad Británica del Sueño y la University of Warwick había advertido sobre los peligros que conlleva a la salud la falta de sueño. Según una investigación las personas que no duermen la suficiente cantidad de horas, son dos veces más propensas a morir por enfermedades cardíacas. La falta de sueño parece estar relacionada con un aumento de la presión sanguínea, la cual está ligada al aumento del riesgo de ataque cardíaco y accidente vascular encefálico.

Un análisis realizado durante 17 años a 10.000 funcionarios mostró que aquellos que reducían el sueño de siete a cinco horas o menos cada noche tenían 17 veces más riesgo de morir por cualquier causa y más del doble de padecer una muerte de origen cardiovascular.

En el estudio que publicó esta semana Sleep se vincula de una manera alarmante el insomnio a enfermedades psiquiátricas tales como: la depresión la ansiedad y los trastornos del sueño, una tendencia ya observada en el mundo desarrollado y que va en aumento en zonas urbanas.

Hábitos

Entre los tantos nuevos hábitos con los que hoy se convive pareciera que el día tiene menos horas, la sociedad pareciera ser más competitiva y el aumento de las capacidades de las personas obligan a restar descanso al cuerpo. La competencia laboral apuesta por personas mejores informadas, convirtiendo este raudal de auto capacitación como una herramienta necesaria para sobrevivir.

Muchas personas hoy se encuentran como parte de las estadísticas de los millones de habitantes de este planeta que no se pueden ir a dormir, y unos de los tantos causantes de este fenómeno es el uso desmedido de la tecnología Gadgets, que no es otra cosa que pantallas luminosas como las consolas de vídeo de juegos, teléfonos móviles, computadores y la TV entre otros.

La ultima vuelta por Facebook o la última ojeada a Twitter pueden contribuir a sufrir de insomnio, ya que el brillo de las pantallas y la luz que estas producen, evitan la liberación de melatonina, la hormona que provoca el sueño.

Los médicos en la especialidad se han visto obligados a recomendar no utilizar ningún producto que emane luz y brillo por lo menos dos horas antes de decidirse a ir a dormir.

El costo de la modernidad a través de los tiempos se cobra en el terreno de la salud.

“Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres”

@AlexPonceAg

* Si te agrado este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario

Visita Grecia

También te podría gustar...

Suscríbete al Blog

Recibirás una vez al mes los mejores artículos en tu correo.

¡Hecho!