7 Emociones negativas, su lado bueno.

En el recorrido por las avenidas de la vida siempre nos dará alcance más de una emoción negativa: miedo, tristeza, culpa, vergüenza, ira, ansiedad social, desprecio etc. dating-sites-emotional-reactionEmociones que forman parte de nuestro arsenal psicológico para enfrentar los momentos difíciles que la vida nos puede deparar.

En el océano de las emociones sobresalen las de índole afectivo, se caracterizan por ser intensas y duraderas. Nos predisponen a la acción a través de un estado de ánimo consecuente con los pensamientos que en esos momentos nos embargan. Siempre el pensar, desear y sentir nos van a llevar a la acción, una acción que en determinada circunstancia nos hará vivir una experiencia positiva o negativa.

Las emociones negativas siempre contribuyen al desánimo y des-motivación, interfieren en forma tenaz en el logro de nuestros objetivos y metas. Como emociones, se transforman en experiencias subjetivas que suelen ser tóxicas y destructivas. Pero no siempre es así, en los siguientes párrafos encontraremos 7 emociones negativas que sabrán mostrarnos su lado bueno.

1. El miedo. Muestra su lado bueno cuando nos ayuda a combatir algunos males que nos asechan, el miedo también nos previene de algunos peligros, es un gran ayudante en la formación de los hijos, nos predispone a ser cautos y nos sirve de alerta en muchos beneplácitos hacia ellos.

 2La tristeza. En su lado bueno sólo sirve para despertar los sentimientos de generosidad para ayudar a quienes la padecen. En la práctica cuando la tristeza es corta y pasajera no es negativa, contribuye a un diálogo y preocupación afectiva por una persona. La tristeza nos puede llevar a un momento de reflexión personal permitiéndonos descubrir filtros de análisis para sopesar aquellos momentos de tristeza.

Visita Grecia

3. La culpa. Puede ser buena y beneficiosa cuando nos sirve para reconocer que nos hemos equivocado. Reconocer los errores y las equivocaciones va acompañado de madurez y humildad. Cuando hemos obrado mal inconsciente o conscientemente; pero reconocemos el error, el perdón surgirá en forma natural.

4. La vergüenza. Si es moderada y no demasiado frecuente tiene un valor positivo. Es una muestra de pudor, pero también deja ver la procuración por cuidar la intimidad y la privacidad. La timidez si es manejada con cierta altura de mira, puede significar el desarrollo de una personalidad por descubrir.

5. La ira. Es una emoción con cierta peligrosidad cuando está fuera de control. Lo natural es que ese descontrol dure sólo algunos minutos. Si una ira fue buena o mala lo determinará el resultado final. Sin embargo cuando esa ira es controlada para acabar con los obstáculos que bloquean nuestros objetivos y futuros logros amenazados por injusticias, va a ser una ira sana y buena.

6. La ansiedad social. El temor al que dirán, el no encontrar el lugar dentro de un grupo social, la preocupación por la imagen, el carecer de una marca personal; todo eso, desde el momento en que descubrimos nuestras carencias en el campo de la sociabilidad, hará despertar en nosotros el deseo y el interés por buscar las técnicas en el desarrollo de las relaciones humanas.

7. El Desprecio. No tienen nada bueno para quien lo imparte, al contrario, lo encasilla en la posición de una falsa sensación de superioridad. Recibir desprecio nos capacita para mejorar como persona, descubrir nuevas capacidades, y desarrollar nuevas perspectivas para seguir conociendo a los demás.

Muchas emociones negativas a lo largo de la historia han salvado vidas. Las emociones a corto y largo alcance forman parte del desarrollo personal, ese crecimiento paso a paso que la vida nos enseña, ha demostrado con el tiempo que las emociones controladas no terminan siendo negativas.

Si te gustó este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis! 

Visita Grecia

También te podría gustar...

Suscríbete al Blog

Recibirás una vez al mes los mejores artículos en tu correo.

¡Hecho!