Nomofobia: la pandemia del siglo XXI

La bien llamada tecnología de bolsillo está permitiendo el avance de una dependencia psicosomática por un dispositivo móvil.Nomofobia

En el pasado se pensaba que cuando el mundo llegara al año 2000 no existirían nuevas enfermedades ya que con el aumento de la ciencia y la tecnología las enfermedades serían parte de la historia, pero hoy la realidad es muy distinta; en la actualidad comienzan a aparecer nuevas enfermedades que justamente llegan de la mano de la ciencia y las nuevas tecnologías.

El mercado de los teléfonos inteligentes

El mercado mundial de teléfonos inteligentes crecerá 55% en el 2011, y va en aumento a medida que los consumidores compran dispositivos más sofisticados. De acuerdo a la IDC, los proveedores despacharon un total de 472 millones de teléfonos inteligentes en 2011, comparado a los 305 millones del año anterior.

Nomofobia y los efectos para la salud

Las personas usuarias de estos teléfonos según un estudio realizado por investigadores españoles están sufriendo un tipo de patología llamada nomofobia, una enfermedad que es causada por el pánico de sentirse desconectado. Es el miedo irracional que experimentan muchas personas cuando salen a la calle sin su teléfono. La palabra nomofobia es un término que proviene del inglés “no-mobile” –sin teléfono–.

Según el estudio realizado por estos expertos, el 53% de los usuarios de teléfonos móviles sufre de esta fobia.

Los síntomas son: ansiedad inestabilidad emocional, agresividad y dificultad para concentrarse. Estos síntomas se presentan cuando los usuarios olvidan el teléfono en sus casas, cuando les queda poca batería o cuando se encuentran en un área que tiene poca cobertura. Los más propensos a sufrir de nomofobia son usuarios de Smartphone”teléfonos inteligentes”.

Los primeros estudios realizados revelan que esta patología es más común en los hombres (58%) que en las mujeres (48%).

Características de un nomofóbico

Es fácil distinguir a un nomofóbico: en la universidad, en el trabajo, y hasta en el baño habla por el móvil o manipula el teléfono para leer mensajes. Al menos cada dos minutos mira la pantalla, aunque no tenga nada nuevo. Los lugares donde el uso no esta permitido, le generan estrés.

Así, un avance tecnológico que debiera facilitar y hacer más agradable la vida, se convierte en un elemento de limitante dependencia psicológica.

Visita Grecia

Una vida social nueva

Un estudio de la Universidad de Deakin de Australia, reveló que algunos usuarios se sienten desplazados si tienen el modelo equivocado. Para el doctor Paul Harrison, que lideró al grupo de investigadores, esto se debe a que los smartphones, se asumen cada vez más como un modo esencial de operar en el mundo moderno. “Si quieres una vida social, tienes que mantenerte conectado. No es un juguete”, afirma el doctor Harrison.

La elección del teléfono móvil es otro factor estresante. Esto porque a ciertas personas los smartphones les dan un sentido de pertenencia a un grupo social determinado y porque han empezado a expresar su identidad a través del modelo, y eso se torna de mayor valor cuando se trata de marcas conocidas como el iPhone de Apple o un Blackberry de RIM.

La experta en relaciones de pareja Katia Loisel-Fury escribió:

Desde que los teléfonos móviles se convirtieron en tendencia, las relaciones amorosas sucumbieron a la presión y ansiedad asociada a la espera de una respuesta, a lo que se conoce como la carta de amor de 160 caracteres”

Cuatro de cada cinco usuarios cree que debe contestar un SMS. Ignorar el mensaje genera estrés en dos de cada tres usuarios y el 87% de ellos usa los mensajes para invitar a salir. Esto sucede porque permite que el coqueteo sea menos confrontacional e invasivo, además porque es más fácil romper el hielo y ayuda a ser emocionalmente más atrevidos.

Todo esto hace comprender mejor la nomofobia: para muchos su vida social, y estilo dependen de un aparato.

Para combatir la nomofobia

Los especialistas explican que se trata de una dependencia emocional y que para enfrentarla se debe realizar el ejercicio de la desconexión no solo del teléfono, sino de todo medio que produzca este hábito: Facebook, Twitter, Chat, etc.

Puntualizan que para el ser humano es necesario e imprescindible el contacto físico con sus iguales prefiriéndolos a estos que a otros virtuales.

Los grandes resultados de ventas de las más grandes marcas de teléfonos inteligentes, no están basadas en campañas publicitarias tradicionales, hoy solo usan la publicidad al estilo de los clientes evangelistas, la información boca a boca de las virtudes de los productos, en este caso los teléfonos inteligentes, que a medida que los clientes se familiaricen van descubriendo cada día su total dependencia de estos nuevos dispositivos, contribuyendo también al aumento de enfermedades psicológicas.

@AlexPonceAg

Si te gustó este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis! 

Visita Grecia

También te podría gustar...

Suscríbete al Blog

Recibirás una vez al mes los mejores artículos en tu correo.

¡Hecho!