La palabra que puede destruir una amistad

La amistad es algo que se cultiva a través de la confianza, y es la misma confianza la que a veces nos traiciona cuando no sabemos interpretar lo que en realidad la-palabraqueremos decir.

En un tema anterior, escribí sobre la discreción como una palabra en extinción, que a través del tiempo a puesto en peligro amistades de años. La comunicación es la principal señal de una buena amistad.

En la actualidad pareciera existir una comunicación implícita cuando se trata de conseguir algo que nos hace falta, apostamos a que todo el mundo entiende lo que andamos buscando, y en esa búsqueda es cuando recurrimos a un amigo, y es ahí donde aparece la palabra que podría destruir la amistad.

-Me encantaría ayudarte pero estoy “ocupado”.

Cuando buscamos ayuda en un amigo y nos encontramos con una respuesta así, pensaríamos que en ese preciso momento, tal amistad se encuentra a gran distancia. A la palabra “ocupado” se le pueden dar un sin número de connotaciones, pero quizás la que más se percibe es como un “no disfrazado”. Si pensamos que es eso lo que se percibe, entonces la palabra “ocupado” deberíamos eliminarla de nuestro vocabulario social.

No hay nada de malo en estar ocupado, hoy existen muchas obligaciones comunes que se pueden etiquetar muy bien con la palabra “ocupado”. Una persona no debería perder una amistad por estar “ocupado”, eso no es lo que nos distancia de las personas; la gente está ocupada en su trabajo, cuando estudia, cuando va de compras. También hay personas que han perdido su trabajo, y que pueden estar ocupadas, etc.

Todo el mundo vive ocupado

Estar ocupado, es como decir estoy vivo, incluso para algunos decir “estoy ocupado”, encierra un grado de importancia, claro, cuando se está en el trabajo, hay cosas que dependen de uno, incluso personas pueden estar implicadas, proyectos, inversiones, todo puede depender de nosotros. “Estar ocupado” es una palabra que se puede aplicar a muchas circunstancias.

Usted puede estar esperando en su trabajo que llegue la hora para irse a su casa y decir que está “ocupado”, leyendo este post y decir que está “ocupado”, viendo Facebook y decir que está “ocupado”, estar de vacaciones y decir que está “ocupado”. La palabra “ocupado” en si, no significa nada específico, podría ser una palabra sin sentido; y el lenguaje sin sentido es un problema para las relaciones porque no ayuda a la otra persona a entender lo que en concreto está pasando.

Visita Grecia

Si decir “estoy ocupado” le puede parecer mal a un amigo, pero decir “estoy muy ocupado”, podría ser aun peor. En una secuencia de intercambio de palabras, “ocupado” podría dejar en la mente la intención de un gesto evasivo, que con algo de insistencia quedaría en un segundo plano; por eso la sentencia de decir “muy ocupado” parece algo más verdadero, pero con una “segunda lectura” a interpretar por el afectado, al no escuchar nada preciso.

La vida nos mueve según nuestras prioridades; acompañar al abuelo al médico, reparar algo en casa, cuidar un niño de un amigo, o quedarnos unas horas extras en el trabajo, son razones legítimas para no atender otros asuntos. La cuestión es que estar “ocupado” no comunica esas prioridades.

Cuando alguien de confianza acude a nosotros por cualquier razón que sea, lo mejor no es decir “estoy ocupado” eso puede fomentar un sentimiento de rechazo, una respuesta así carece de un sentido de preocupación por la otra persona. La palabra “ocupado” no es algo que genera cercanía, al contrario, fomenta la distancia.

Hay una maneras prácticas para eliminar de forma fácil la vaguedad de la palabra “ocupado” y así no herir los sentimientos de nuestros amigos.

Ser específico

Algo tan fácil como ser un poco más específico; tarda un poco más, requiere algo de esfuerzo, pero que va a transmitir en forma correcta nuestra intención. Lo correcto es remplazar la palabra “ocupado” por explicar en una frase lo que estamos haciendo, o lo que haremos.

Alicia, nuestra amiga me viene a buscar para que la acompañe a saludar a su abuela que se encuentra de cumpleaños.

-Gracias Alicia, pero mi hijo Antonio va a participar en una competencia dentro de una hora y me gustaría ir a verlo; pero no me enojo si me traes un poco de torta! Dale mis saludos a tu abuela y dile que la pasaré a ver el fin de semana.

Respetar el tiempo

Cuando alguien acude a nosotros, está ocupando un tiempo que para el puede ser valioso. Cuando nuestra respuesta requiera de un tiempo para llevarla a cabo, ese tiempo tiene que estar definido y ser respetado.

Una conversación necesaria

La respuesta “estoy ocupado” puede tener su parte oscura, esa situación que cuando se usa, es un “no querer” estar con esa persona. Es un método que aparece cuando se quiere cortar una relación de amistad sobrepasando sus propios principios. Distanciarse de alguien sin tener que explicar el por qué.

Es el momento de hablar y trasparentarse. Aunque siempre es incómodo, no deja de ser un momento de verdad. Los momentos difíciles son para enfrentarlos, y si terminamos con una amistad que no sea con la excusa “estoy ocupado”.

@AlexPonceAg

Si te gustó este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis!

Visita Grecia

También te podría gustar...

Suscríbete al Blog

Recibirás una vez al mes los mejores artículos en tu correo.

¡Hecho!