El peligro de las relaciones nocivas

La vida emocional contribuye a empeorar o mejorar la salud según sea el grado de su desarrollo en las relaciones humanas, una vida social nos conlleva a  relacionarnos en distinta forma con las personas que nos rodean, esto se daconducta de vida especialmente en el ámbito familiar y laboral, en las primeras son más íntimas y privadas, y en la segunda son de carácter social, en ambos casos se percibe la amenaza de transformar algunas de esas relaciones en algo conflictivo.ámbito familiar y laboral, en las primeras son más íntimas y privadas, y en la segunda son de carácter social, en ambos casos se percibe la amenaza de transformar algunas de esas relaciones en algo conflictivo.

La educación, la cultura, y el crecimiento colectivo forman parte de la base en el crecimiento de la vida emocional, esto y otras muchas circunstancias hacen que los seres humanos no seamos iguales, permitiendo una percepción de la realidad acorde a cada ejemplo de vida de cada persona.

Ya se trate de una relación familiar, de cónyuge, de pareja, o simplemente de conocidos, no está exenta de convertirse en una relación conflictiva o nociva.

De acuerdo a especialistas como Rossen Resenberg las personas en relaciones conflictivas se definen más por su relación que por su individualidad, dependiendo unos de otros para satisfacer sus necesidades emocionales, al punto de sacrificar su salud psicológica para sentirse bien frente al otro. En otras palabras su concepto de sí mismo es definido por la otra persona, perdiendo su individualidad para que sus necesidades sean satisfechas”.

Causas de relaciones conflictivas

Una de las causas del crecimiento de relaciones conflictivas nace de los ejemplos de las personas afectadas por tales circunstancias, desconociendo con mucho énfasis que no son víctimas de una mala relación, no aceptando una problemática emocional en sus vidas, conviviendo con algo malo como si fuera bueno, mostrando una apariencia normal en el ámbito social pero que en el fondo se vive con una gravedad tal que podría abrir más de una puerta a futuras enfermedades mentales.

Frente a una situación así, que con el tiempo se puede transformar en una seria amenaza para la calidad de vida, se hace necesario poner en práctica una serie de argumentos que al ser desarrollarlos en las más mínimas expresiones de una convivencia cotidiana ofrezcan resultados inmediatos para mejorar aquellas relaciones que se encargan de minar una vida que podría ser mejor e incluso feliz.

Visita Grecia

Resenberg en su terapia hace un análisis de costo–beneficios para que las personas se den cuenta que es más favorables para ellos restar tiempo a una relación que los perjudica, donde tienen más  perder que ganar.

El mismo especialista da a conocer una serie de signos que son indicativos para descubrir si somos presos de una relación nociva:

  • Usted descuida otras relaciones a causa de aquella relación compulsiva.
  • Su felicidad y satisfacción está basada en aquella relación.
  • Su auto estima depende de dicha relación.
  • Cuando hay un conflicto o desacuerdo en su relación, se siente con una ansiedad extrema.
  • Cuando la persona no está presente, a usted le envuelve un sentimiento de soledad.
  • Hay una conexión emocional simbólica, si están enojados ansiosos o deprimidos, también estás enojado ansioso y deprimido, usted se siente absorbido por esos sentimientos y se esmera por remediarlos. (Resenberg)

Los especialista aconsejan fijar una serie de pautas conductuales que vayan en el fortalecimientos de respetar ciertos límites auto-impuestos en beneficio de dicha relación. Limites que sirvan de resguardo frente a una amenazante invasión en decisiones netamente personales. En la práctica esto significa, tener siempre un segundo plan sin pasar a llevar la buena sociabilidad que se quiere mantener con la otra persona, agrandándola sinceramente en sus requerimientos, pero evitando que aquella decisión influya negativamente en los planes personales.

Crear conexiones con uno mismo y los demás.

La reflexión en asuntos que tienen que ver con las relaciones humanas en estos tiempos se hace necesaria. Momentos de soledad permiten descubrir verdades casi absolutas en apoyo a ciertas relaciones sociales, como también el descubrimiento a relaciones nocivas.

Ampliar el ámbito social es parte de la buena salud mental, desarrollar nuevas amistades, sociabilizar con más personas nos ayuda a no depender siempre de la misma persona. Ensanchar la participación en voluntariados, unirse a grupos de trabajos por un bien público, tomar un curso o colaborar en una entidad religiosa son parte de una contribución con beneficios de retornos.

“En la multitud de consejos está la sabiduría”

La vida es demasiado corta para vivirla de mala manera, inseguro y temeroso, atado a una relación nociva que puede llegar incluso a perjudicar nuestra salud. Consideremos los límites emocionales y físicos, también la posibilidad de ayuda profesional. Fomentemos nuestras relaciones sociales, pero no dejemos que ellas definan quienes somos.

@AlexPonceAg

* Si te agrado este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis!

 

Visita Grecia

También te podría gustar...

Suscríbete al Blog

Recibirás una vez al mes los mejores artículos en tu correo.

¡Hecho!