El arte de cultivar la amistad

La importancia de desarrollar una amistad fuera del peligro que la vida moderna conlleva.El arte de cultivar una amistad

La amistad es un sentimiento positivo entre dos personas que se inicia a través de una simpatía y estimación mutua. El que sea un sentimiento positivo significa que es un estado afectivo, interior y subjetivo que nos empuja a buscar a esa persona.

Una amistad comienza a través de una especie de magnetismo y de atracción, que se inicia por medio de una sintonía recíproca, un estar en la misma onda, donde sobresale la afinidad, y la confidencia.

La importancia de la confidencia.

Así como la verdadera amistad se hace de confidencia, también se deshace con indiscreciones. La confidencia es siempre un riesgo, especialmente cuando la amistad está en sus comienzos: es algo muy personal que sale de uno y entra en el archivo privado del otro; a eso le llamamos confianza, que con el tiempo se va transformando en la base de toda amistad.

La convivencia amistosa es un arte cotidiano. Todas nuestras ideas se ponen a prueba en el momento de enfrentar a los demás. La amistad requiere tomar parte en la vida ajena y hacer al otro partícipe de nuestros propios contenidos, en esa relación recíproca se conviven experiencias y testimonios que ensanchan el nivel de confianza de la amistad.

La amistad precisa un almiz de sal.

Una amistad se cultiva en años, a través del tiempo compartido. Como decía Aristóteles: “la amistad precisa un almiz de sal” El almiz era una medida en su tiempo de varios kilogramos. Es una forma de decir que la amistad necesita de un sazón, algo así como un trato especial, algo que de gusto.

Visita Grecia

Peligros de la amistad.

Una de las principales amenazas con la que se eclipsan las amistades en la actualidad es la indiscreción, la cual se abre camino a través de conceptos modernos erróneos, sobrepasando esa confianza que en un momento significó una esperanza bien fundada de que aquello que una vez se dijo no saldría al exterior bajo ningún concepto.

A la amistad la siguen estímulos derroteros tales como: envidia y celos, que se saben envolver muy bien en un manto de “malentendidos”, conllevando comentarios desafortunados, olvidos y falta de delicadeza. Estas prácticas hacen que la amistad atraviese por momentos difíciles graves o simplemente se rompa.

Las redes sociales y la amistad.

Las redes sociales hoy fecundan un caudal de amistades resentidas a consecuencia de un mal comentario, un me gusta, un compártelo y una foto mal etiquetada. Amenazas online para amistades de años, expuestas públicamente a la aprobación de otros. El universo de la amistad está formado por una constelación de relaciones que cada uno tiene que aclarar, expresar y subrayar. Hay que poner el sustantivo y el adjetivo de aquello que uno vive. No podemos llamar amigo al conocido. Utilizar bien los términos nos coloca en la realidad.

La vida es parte de un gran desarrollo social que se abre paso frente a un mundo moderno sobrepasado por las nuevas tecnologías, estas han contribuído a desarrollar personalidades egocentrista y solitarias, olvidando en mucho de los casos, la necesidad de compañía, restando la mayor parte del tiempo a crear vínculos personales con quienes nos rodean. La senda por la cual transitamos la mayor parte de nuestra vida, es mucho más llevadera si tenemos a un amigo cerca con quien compartir las experiencias cotidianas que entre dos se suelen llevar mejor.

El camino natural de la vida es de adentro hacia afuera, es allí en nuestro interior donde se conjuga la mejor manera de compartir nuestros sentimientos con quienes nos rodean. Es el amigo el primer testigo en escuchar las palabras del corazón.

La intimidad más noble, sólo se deja ver en una verdadera amistad.

* Si te agrado este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir, es gratis!

Visita Grecia

También te podría gustar...

Suscríbete al Blog

Recibirás una vez al mes los mejores artículos en tu correo.

¡Hecho!